López Obrador promete justicia a las comunidades del Río Sonora

  • PODER estuvo en “La Mañanera” y cuestionó al Presidente sobre la falta de acción del Gobierno en el caso Río Sonora.
  • López Obrador se comprometió a que entregaría resultados mañana, 12 de diciembre, en Sonora.
  • Las comunidades están a la expectativa de los resultados prometidos en distintas ocasiones por el Gobierno.

Ciudad de México, 11 de diciembre de 2019. El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que este jueves 12 de diciembre, durante su visita a Sonora, dará a conocer información sobre el caso de la contaminación ambiental de Grupo México, ocurrida hace cinco años por el derrame de 40 millones de litros de lixiviados de cobre en su mina Buenavista del Cobre, y de la nueva presa de jales que forma parte del plan de expansión de la empresa de Germán Larrea Mota-Velasco.

A la pregunta de PODER, durante la conferencia de prensa de hoy, sobre el atraso en la entrega del dictamen de la inspección de la Procuraduría Federal del Ambiente (Profepa) en Buenavista del Cobre, incluida la nueva presa de jales, López Obrador comentó que: “puede ser que se haya demorado. No es por influencia de nadie. Ya no es lo mismo que antes. Ahora puede ser que tarde la justicia, pero llega”. Puedes ver el video completo aquí.

López Obrador no confirmó si habrá una nueva sanción para Grupo México basada en los resultados del dictamen de la inspección, pero reiteró que “va a haber justicia y que nosotros cumplimos los compromisos”, a la pregunta expresa de PODER sobre cuál era su promesa para las personas afectadas por el derrame de hace cinco años y la amenaza que representa la actual presa de jales.

El mensaje de la comunidad de Bacanuchi a López Obrador. La comunidad es la más cercana a la mina de Grupo México, a apenas 27 km de la nueva presa de jales.

Hay que recordar que en la Reunión Pública de Información en Bacanuchi, el pasado 5 de julio, las comunidades del Río Sonora, agrupadas en los Comités de Cuenca Río Sonora, expresaron a funcionarias de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) su indignación por la construcción y funcionamiento de la nueva megapresa de jales en la mina Buenavista del Cobre, a escasos 27 km de Bacanuchi. La presa podría contener más de 50 mil veces la cantidad de desechos que fueron derramados en 2014, en el que se conoce como el peor desastre ambiental de la historia de la minería en México.

En la reunión de julio, la Semarnat se comprometió con las comunidades a que la Profepa haría una inspección de las instalaciones de la mina para verificar si la empresa está cumpliendo con todas las medidas de prevención y mitigación necesarias. Dijo que entregaría resultados a las comunidades en un plazo no mayor a 45 días hábiles. Las comunidades aún siguen en espera.

Mira el reciente especial de PODER sobre la nueva amenaza de Grupo México y la crisis del agua en Río Sonora.

En ocasiones anteriores, el Presidente también se comprometió a que el secretario Toledo iría personalmente a la región del Río Sonora para escuchar a las personas afectadas por Grupo México, pero hasta la fecha eso tampoco ha sucedido.

Los Comités de Cuenca Río Sonora son un movimiento social conformado por personas afectadas por el derrame de Grupo México (2014), en siete municipios. Llevan más de cinco años luchando por justicia, remediación y la no repetición de esta tragedia.

Mensaje de Gloria Simpson en el Foro de Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Ginebra, Noviembre de 2019

Buenos días, mi nombre es Gloria Simpson, representante de los Comités de Cuenca Río Sonora. Soy de la comunidad de Bacanuchi en el estado de Sonora, México.

Los Comités de Cuenca nos comenzamos a organizar para pedir justicia por el peor desastre que causó la minería en México, ocurrido en 2014. Fue un derrame de sustancias tóxicas en el Río Sonora causado por una mina de Grupo México, la tercera productora de cobre más grande del mundo. Se calcula que este derrame afectó a más de 22 mil personas en 7 municipios. Germán Larrea, el dueño de Grupo México es el segundo hombre más rico del país.

Lo que nos pasó en 2014 NOS CAMBIÓ LA VIDA a todas las personas que vivimos en el Río Sonora.

Los tóxicos en el río envenenaron el agua y la tierra. También nos quedamos sin acceso a agua potable. El derrame afectó nuestra salud, la agricultura, la producción de alimentos, la economía y todos los aspectos de nuestra vida.

A CINCO AÑOS nos han negado nuestro derecho a la información, no ha habido reparación de los daños y no nos han asegurado que esto no va a volver a suceder. El Gobierno y la empresa crearon un famoso fideicomiso que supuestamente iba a reparar los daños, y que no cumplió con lo básico que era darnos acceso al agua potable, atención a la salud y reactivación económica.

La segunda parte de esta historia empieza poco tiempo después de este derrame, cuando Grupo México nos cambió de un día para otro el camino de acceso a Bacanuchi y allí nos dimos cuenta que la empresa estaba construyendo una enorme presa de jales a 27 km de nuestra comunidad.

Para que se den una idea la comunidad de Bacanuchi cabe 138 veces en esa presa. La estructura puede contener 50 mil veces más desechos tóxicos que los que se derramaron en 2014.

La presa es una pesadilla para nosotros. Vivimos con miedo, nos sentimos inseguros y nos quita el sueño, literalmente. Si esa presa se rompe, nuestras comunidades prácticamente desaparecerían.

Les cuento también que personas de la comunidad de Bacanuchi logramos un juicio, el cual llegó a la Suprema Corte. Ese juicio se ganó. Fue histórico porque por primera vez en México se reconoció el derecho a la participación de una comunidad en asuntos ambientales.

Este año, gracias a esta sentencia, hemos tenido reuniones informativas con la autoridad ambiental, pero a pesar de eso, no han hecho lo que esperábamos: no han parado la presa. La presa está en funcionamiento y está llenándose.

Tampoco nos han dado la información sobre la calidad del agua, ni sobre nuestras condiciones de salud. ¡Ya pasaron cinco años!

El Gobierno actúa como si todo estuviera bien. De hecho, está promoviendo que se incentive la actividad minera en la zona.

Hace unos días, se hizo público que el centro médico que estaba prometido para atender la salud después del derrame, y que quedó en obra negra, ahora se entregó para las instalaciones de la Guardia Nacional.

A mí me preocupan nuestros niños, que siguen tomando el agua de la llave y que no sabemos si esa agua sigue contaminada. También nuestros animales están desprotegidos. Nuestra tierra ya no rinde como antes y casi no podemos cultivar. Y otro dato importante: nuestra salud se ha deteriorado.

Hay muchos más casos de cáncer, de asma, de problemas de la piel y problemas digestivos.

Exigimos información por parte de la empresa y del gobierno, también que se hagan estudios independientes que nos aseguren que la región ya no está contaminada. Exigimos total transparencia y disponibilidad en el manejo de esa información.

Exigimos que nos informen cuáles son los impactos potenciales de la minería, para que nosotros podamos decidir si queremos minería en nuestros territorios.

Exigimos que hagan valer nuestra voz y que se nos garantice la participación efectiva de las comunidades que pueden ser afectadas por este tipo de proyectos.

Nuestra principal exigencia actual es que se cancele esa enorme presa de jales que les comenté.

No la queremos.

Si antes ya pasó una tragedia con el derrame, ¿Qué garantía tenemos de que una tragedia mayor no vuelva a suceder?

Mi historia seguramente se parece a muchas de las que pueden tener las personas defensoras que están hoy aquí. Mi historia, tristemente, es la historia de las comunidades luchando contra las grandes empresas.

Por eso me atrevo a pedir que esta historia no se repita nunca más en México, Latinoamérica, ni en ningún lugar del mundo.

¡No queremos la presa!

Pronunciamiento ante la noticia de que Grupo México entregará a la Guardia Nacional el centro de salud para atender a las víctimas del derrame

Quienes formamos parte de los Comités de Cuenca Río Sonora manifestamos nuestro repudio e indignación ante las autoridades y Grupo México por esta lamentable decisión de otorgar en comodato, por 20 años, las instalaciones de lo que sería, para nosotros y todos los habitantes del Río Sonora, el lugar donde nos atenderían los problemas de salud.

Sobre todo, nos sentimos traicionados, porque esperábamos una respuesta diferente después de la visita que hicieron las nuevas autoridades de SEMARNAT y PROFEPA por nuestras comunidades.

Exigimos realmente JUSTICIA YA para el Río Sonora.

Río Sonora, 11 de noviembre de 2019

Semarnat se compromete a visitar las comunidades afectadas del Río Sonora

  • El pasado 6 de septiembre se llevó a cabo la reunión convocada por la Semarnat para dar seguimiento a los acuerdos relativos a la megapresa de jales de Grupo México.
  • La Semarnat se comprometió a realizar una serie de reuniones en comunidades afectadas del Río Sonora, a partir del 23 de septiembre.
  • Autoridades de la Profepa y Conagua, presentes en la reunión.

Bacanuchi, Sonora, 9 de septiembre de 2019. La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) realizó una reunión en la Plaza Pública de la comunidad de Bacanuchi para dar seguimiento a los compromisos que asumió con respecto a la megapresa de jales de Grupo México, en la Reunión Pública de Información llevada a cabo el pasado 5 de julio.

La reunión, conducida por Cristina Martin Arrieta, titular de la Unidad Coordinadora de Delegaciones de Semarnat, contó con la presencia de Dulce María Villarreal, encargada de Despacho de la Semarnat en Sonora; Silvia Rodríguez Rosas, subprocuradora jurídica de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa); Germán Daniel González Siqueiros, jefe de la Unidad de Gestión Ambiental de la Semarnat en Sonora; Beatriz Carranza, encargada de Despacho de la Profepa en Sonora; Héctor Duarte, coordinador regional operativo de la Profepa; José María Martínez, director del Organismo de Cuenca Noroeste de la Conagua; Lucas Oros Ramos, director técnico de la Conagua en Sonora; y Elsa Becerril, de la Unidad Coordinadora de Participación Social y Transparencia de la Semarnat.

Cristina Martin, titular de la Unidad Coordinadora de Delegaciones de Semarnat, durante la reunión.

Martin Arrieta afirmó que Victor Toledo Manzur, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, “está muy interesado en el caso” y que fue instruido por el Presidente para atenderlo; la funcionaria federal señaló que la Semarnat informó a la Profepa y a la Conagua sobre las dudas, propuestas y documentos técnicos presentados en la pasada reunión del 5 de julio e invitó a la comunidad de Bacanuchi a conformar un comité para vigilar y monitorear la calidad del agua en la zona, trabajando en conjunto con la Conagua. La comunidad decidirá quiénes integrarán este comité en los próximos días.

Por su parte, Germán Daniel González Siqueiros apuntó que para asegurar la calidad del agua en Bacanuchi se propone incrementar el monitoreo de la misma y que también se harán obras de captación pluvial para compensar la pérdida por infiltración y restituir la cuenca del Río Sonora. Sobre los problemas de salud por polvos generados por la actividad minera, el biólogo indicó que se deberán realizar monitoreos de la calidad del aire, considerando los puntos de emisión, la dirección del aire y las comunidades aledañas a la mina de Grupo México.

Lucas Oros Ramos presentó a la comunidad el último estudio de calidad del agua en Bacanuchi, el cual arroja que el agua superficial incumple en aluminio, que se encuentra por encima de la norma. Asimismo, explicó acerca de la “presa de contingencia” de la megapresa de jales, un “candado que originalmente no estaba considerado en el proyecto” y que pidió la Conagua para evitar que ningún contaminante de dicha megapresa se infiltre en los cuerpos de agua de la zona. Las personas participantes aún se manifestaron inquietas y con desconfianza acerca de la calidad del agua, y exigieron estudios adicionales, así como que se asegure el funcionamiento a largo plazo de la planta potabilizadora en Bacanuchi.

Aspecto de la reunión en Bacanuchi. Asistieron más de 100 personas de distintas comunidades de la zona.

Silvia Rodríguez Rosas y Héctor Duarte, representantes de la Profepa, informaron que dicha dependencia realizó una inspección de la megapresa de jales del 19 al 23 de agosto pasado: la cortina contenedora actualmente tiene 4.4 kilómetros de largo, 80 metros de alto, un bordo libre de 30 metros, una corona de 70 metros y se encuentra en expansión. Se notificó también que, producto de la inspección, Profepa está estudiando los materiales que contiene la presa, así como información adicional solicitada a la empresa. Se espera que emita su dictamen en el mes de octubre, cuando regresará a la comunidad a informar acerca del mismo.

PODER entregó a la Profepa un análisis de los anexos de dan sustento a la Manifestación de Impacto Ambiental de la Concentradora de Cobre II y al Informe Preventivo de la Nueva Presa de Jales. El documento puede consultarse aquí, como anexo al documento entregado a las autoridades el 5 de julio pasado.

Finalmente, la Semarnat se comprometió a realizar una serie de reuniones en las comunidades del Río Sonora, a partir del 23 de septiembre, con el fin de seguir recibiendo inquietudes y propuestas de los afectados y afectadas, así como para continuar informando sobre el avance de la revisión de los impactos de Grupo México.

“Las autoridades parece que están con la disposición de ayudarnos y esperamos que pronto nos traigan buenas noticias en las próximas semanas, cuando van a volver. Hubo explicaciones que no nos convencieron pero esperamos pronto una buena respuesta”, aseguró Wenceslao Miramón, integrante de los Comités de Cuenca Río Sonora, sobre la reunión a la cual asistieron más de 100 personas de distintas comunidades de la zona.

Descarga fotos de la reunión aquí.